Planificación Financiera

Planificación financiera personal

Cuando hablamos de planificación financiera nos referimos a un análisis detallado de nuestras finanzas personales, al establecimiento de objetivos concretos y a la formulación de un plan para alcanzarlos.

Dicho así puede parecer bastante fácil; sin embargo, son muchas las personas que no saben qué pasos seguir para que la planificación sea eficaz.

Desarrollar un plan financiero no solo permite controlar la situación financiera sino también minimizar los riesgos ante cualquier imprevisto, hacer crecer el patrimonio o asegurarse la jubilación, en definitiva, ayuda a alcanzar las metas y los objetivos que tengamos.

La planificación financiera no es un trabajo puntual. Del mismo modo que la vida de las personas va evolucionando con el tiempo, la planificación debe ir adaptándose a estos cambios con el fin de mantener las finanzas en línea con el nivel de vida y los objetivos de cada persona o familia.

Los pasos para una buena planificación son 6:

1.- Analizar el estado financiero de la persona. Capacidad de ahorro mensual o anual, deudas (hipotecas, créditos de tarjetas, compras a plazos, etc…), gastos medios mensuales o anuales y ahorros actuales. Con estos datos obtendremos distintos ratios (ratio de ahorro, solvencia, emergencia o liquidez) que nos darán una idea clara del estado financiero del cliente.

2.- Conocer los objetivos y metas del cliente. Algunos serán necesidades y otros deseos. En las diferentes etapas de la vida se nos presentan una variedad de necesidades (educación, vivienda, ahorro, seguridad, jubilación) y deseos (boda, viajes, estudios…), cada uno con horizonte temporal y requerimientos de capital distintos. Se deberá clasificar cada objetivo en su categoría junto con el horizonte temporal (cuando va a llegar) y coste (cuánto necesitaremos para cubrirlo).

3.- Priorizar objetivos. Con la información del estado financiero y los objetivos clasificados daremos, junto con el cliente, orden de prioridad a las distintas metas. Esto no quiere decir que se descarte nada, tan solo se trata de ordenarlos.

4.- Trazamos un plan, qué objetivos se abordarán primero y como lo haremos. Algunos ejemplos podrían ser:

En mi jubilación, en 30 años, quiero vivir en un barco necesitaré 50.000€. Destinando 75€/mes en 30 años alcanzaré los 50.000€ que quiero.

Tener ahorrados 30.000€ para la universidad de mi hijo en 15 años. Para alcanzarlo necesitaremos destinar 130€/mes.

Acortar mi hipoteca en 5 años para ahorrarme intereses. Destinar 100€/mes.

Para cada uno de los importes se seleccionará la solución que mejor se ajuste al horizonte temporal y a la flexibilidad de este. Por ejemplo, para los estudios de universidad, no necesitamos disponer de los 30.000€ el primer año, sino que cada año gastaremos sólo una parte.

5.- Proteger la planificación y patrimonio con los seguros pertinentes.

6.- Revisión periódica, y realizar ajustes en la planificación de ser necesario.

La planificación financiera te acompañará toda la vida para que los intereses trabajen por ti en vez de que tú tengas que trabajar para pagar intereses, y que la fiscalidad no te penalice.

CÓMO LO HACEMOS

La forma de alcanzar cualquier meta es trazar un plan y ponerlo en marcha. Con las finanzas ocurre lo mismo, debes hacer tu propia planificación financiera para poder lograr tus objetivos. Cómo lo hacemos:

Hitos alcanzados

257

Personas asesoradas


Más de 250 personas como tú ya se han beneficiado de la planificación financiera y de las ventajas de tener bien organizadas sus finanzas personales.

"La planificación a largo plazo no es pensar en decisiones futuras, sino en el futuro de las decisiones presentes."

Peter Drecker

¿Quieres ahorrar para el futuro?

Te asesoramos sin coste y sin compromiso

CONTÁCTANOS
//]]>